Acusaron a la niñera por abandono de persona agravado por el fallecimiento de la víctima de 10 meses

POLICIALES |

El Ministerio Público Fiscal, a través de la Unidad Fiscal de Homicidios II, reformuló cargos a la niñera acusada por el delito de abandono de persona agravado por el resultado del fallecimiento de la víctima (de diez meses de edad) ocurrido el 9 de junio del corriente año. En representación del fiscal, Carlos Sale, la auxiliar de fiscal, Luz Becerra, solicitó la prórroga de la prisión preventiva (que venía cumpliendo desde el 19 de junio cuando se le formularon los cargos por parte de la Unidad Fiscal de Atentados contra las Personas II) por otros dos meses (con vencimiento el 3 de octubre) fundamentada en la debilidad del arraigo y los riesgos de fuga que se vieron acrecentados. “Por el fallecimiento, cambia la situación legal y por este hecho (cuya escala penal va desde 5 y hasta los 15 años de prisión) no sería de cumplimiento condicional”, relató Becerra. A su vez, la representante del MPF detalló las medidas pendientes. Si bien existe un informe preliminar de autopsia (asfixia por inmersión y paro cardiorrespiratorio) elaborado por el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF) restan los resultados de anatomopatología; de análisis de datos al teléfono de la mujer (extracción UFED); el informe médico del pediatra forense (sobre la motricidad del bebé y el tiempo suficiente para que se produzca la asfixia por inmersión) y la declaración del facultativo que intervino en las maniobras de reanimación cuando llegó al hospital. Finalmente, y por el grado de sospecha, la jueza actuante dispuso hacer lugar a lo solicitado por la Fiscalía para que permanezca detenida en el servicio penitenciario de Villa Urquiza.

La teoría del caso

El 9 de junio del corriente año, entre las 09:30 y 10:00 horas aproximadamente, en circunstancias que la acusada se encontraba al cuidado exclusivo del menor (de diez meses de edad), como su niñera, en el domicilio ubicado en calle Monteagudo al 200 de San Miguel de Tucumán; decidió bañarlo colocándolo en el interior de una bañera con agua – en uno de los baño principales del departamento – y sabiendo lo riesgoso de la situación para un bebé de tan solo diez meses de vida, que es una persona incapaz de valerse por sí, lo dejó solo, retirándose del baño, dirigiéndose a otro espacio del departamento, lo que generó que el menor se ahogara, consecuencia de ello, fue internado en el Hospital del Niño Jesús donde falleció el pasado 28 de julio como consecuencia de asfixia por inmersión y paro cardiorrespiratorio.