Boleto urbano: Germán Alfaro decidió no promulgar el incremento aprobado por el Concejo Deliberante

BOLETO |

El intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro (PJS-JxC), resolvió no firmar la promulgación de la ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante para disponer una suba del pasaje de colectivo, de los $84 actuales a $120. De esta manera, el nuevo valor del boleto urbano comenzará a tener vigencia de manera «ficta», es decir, por el transcurso del tiempo.

La cuestión, que está siendo analizada tanto por la sede municipal de 9 de Julio y Lavalle como por los ediles, está prevista en la Ley Orgánica de Municipalidades (N° 5.529).

El artículo 29, referido a la formación y sanción de normativas, establece que «todo proyecto sancionado y no vetado -total o parcialmente- por el Intendente dentro de los ocho días hábiles de recibida por el Departamento Ejecutivo la comunicación correspondiente, quedará convertido en ordenanza».

Según explicaron las fuentes consultadas, la comunicación de rigor partió desde el Concejo Deliberante hacia el municipio el propio martes 25, cuando el texto fue aprobado por unanimidad en el recinto.

Así, el plazo de ocho días hábiles previsto por la Ley 5.529 se cumplirá el próximo viernes 4 de agosto. De esta manera, resta que se confirme si el nuevo valor del boleto comienza a regir ese día, o a partir del sábado 5.

En la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) habían expresado su malestar por las demoras en la implementación del pasaje a $120, y habían señalado que “cualquier dilación afecta los ingresos en un momento crítico” para el sector.

A su vez, en la Secretaría de Transporte de la Provincia anticiparon que, hasta tanto no comiencen a regir los precios actualizados en el ámbito de la Capital, tampoco se ajustarán los valores del pasaje interurbano.

Aprobación y debate
A principios de julio, Aetat había iniciado un expediente ante el Concejo Deliberante para indicar que, según los estudios elaborados por expertos, el precio del boleto había quedado desactualizado (el último ajuste databa de finales de 2022), y debía ser fijado en $361.

El planteo fue analizado por la comisión de Transporte del cuerpo municipal. En el medio, hubo un paro de choferes por un conflicto salarial. El martes pasado, tras recibir los informes de rigor de la Intendencia, los ediles sancionaron por unanimidad el proyecto que establecía un valor de $120 por viaje.

En paralelo, los concejales solicitaron la intervención del Poder Legislativo en la problemática del transporte público, a los fines de avanzar con modificaciones de fondo en un servicio que cuenta con 400.000 usuarios en la provincia.